Hannibal, una serie muy fotográfica

 

Serie de tv

Hacía ya tiempo que quería hablaros acerca de una de las series que está dentro de mi top 5 anual debido al excelente trabajo que los directores y encargados de la fotografía están realizando en los capítulos, amén de otras muchas virtudes. Que mejor manera de hacerlo que desde fotografeando. Las capturas de la serie que voy a poner en este artículo pertenecen solo al primer capítulo de la serie de la primera temporada que se estrenó el año pasado y que os puede ayudar a haceros una idea del magnífico trabajo de fotografía que están realizando.

Tan sólo tenéis que echarle un ojo a esta foto para ver lo cuidada que está la fotografía de esta serie:

Hannibal es una serie que le da mucha importancia a la fotografía

Había una vez…

Primero habría que hablar del contenido de la serie. Hannibal  trata sobre la historia de Will Graham, un asesor del FBI que trabaja bajo las órdenes de Jack Crawford. Will tiene una extraña capacidad que le permite reconstruir escenas de crímenes gracias a los datos que puede observar en ellos cuando la policía los descubre o incluso a través de fotografías. Dicha habilidad la catalogan de “empatía” en la serie. Lamentablemente esta capacidad produce un efecto secundario en la psique de Will, que le hace llegar a un punto en el cual no es capáz de discernir que es realidad y que no. En la serie Will llega a pasar por una serie de trances a través de los cuales incluso cree haber cometido algunos asesinatos que ha reconstruido en su cabeza. Para ayudarle a pasar por esa carga emocional, el jefe Crawford se pone en contacto con el doctor Hannibal Lecter, un reconocido psicólogo que ayudará e Will a sobreponerse de su carga emocional, al menos en principio, porque como hijo de vecino que haya visto alguna vez “El Silencio de los Corderos“, sabrá que el buen doctor es en realidad un asesino canibal. En este caso Hannibal usará los crímenes de otros asesinos como “copycat”, para conseguir manipular al FBI, a Jack Crawford  y, en especial, a Will.

La fotografía en Hannibal

Esta es una de las series que podríamos decir que hay que ver en HD. De hecho creo que es de las pocas series actuales por las cuales no me importaría tener un lector de Blu-ray y comprarme esta magnífica serie en este formato.

vlcsnap-2014-03-28-23h28m31s94

Desde sus primeros segundos ya nos dejan claros por donde van a ir los tiros.

Hannibal es una serie que hace uso magistral de la iluminación de las escenas, de los encuadres, del desenfoque, del encuadre. Y es que es muy fácil aprender a reconocer trucos de fotografía o aprender buena fotografía deteniendo las escenas y echando un ojo a la composición de las mismas.

Tomemos como ejemplo la imagen de las escena que podemos ver un poco más arriba, donde dos operarios se encargan de meter en una bolsa el cadáver de una persona. Como podemos observar, el encuadre nos muestra a la persona yaciendo encima de la camilla de transporte totalmente recto en paralelo al suelo. Los dos operarios están al mismo tiempo en cada uno de los extremos de la camilla realizando sus labores, mientras que al fondo podemos ver un marco de una puerta que es la entrada a una especie de salón. Los dos extremos de la entrada dan todavía más fuerza al paralelismo que existen entre los dos operarios y al fondo podemos ver una mesa comedor con 3 sillas, con una lámpara perfectamente en el medio de la mesa, al fondo, un cuadro con 3 jarrones acompañado debajo por dos plantas en sus macetas. Muchos juegos de paralelismos que consiguen meternos en la acción y darnos sensación de profundidad.

La presentación de los personajes

vlcsnap-2014-03-28-23h28m49s47

La presentación de Will Graham.

Aquí arriba podemos ver a Will Graham, centrado perfectamente con la parte central de la ventana, a través de la cual podemos ver luces de coches policía. A la izquierda rojas y a la derecha azules. A la derecha de la ventana una lámpara y a la izquierda una planta. El único sujeto importante de la composición es el protagonista de la serie, el cual aparece centrada y completamente nítido, cuando el fondo aparece desenfocado. Volvemos a ver elementos de paralelismo.

vlcsnap-2014-03-28-23h30m32s60

Una escena muy balanceada.

Ésta es otra de las escenas muy buenas que presenta este primer capítulo de Hannibal. En ella podemos ver de espaldas a Will, mirando una estantería con recuerdos tales como fotografías, platos decorados, candelabros. Una vez, el personaje aparece centrado y el fondo parece conjugarse para darle más protagonismo al hombre que lo observa en lugar de hacerlo al revés. Si os fijáis bien incluso uno de los platos, durante la aproximación de la cámara a la escena, deja como una especie de corona alrededor de la cabeza del protagonista, como queriendo indicar que el personaje dispone de poderes divinos.

La presentación de las localizaciones

Cuando se nos muestra una localización, aparece un vídeo de una larga exposición.

Cuando se nos muestra una localización, aparece un vídeo time-lapse.

 Cuando se nos invita a saltar de un escenario a otro para visualizar otra acción, se nos suele presentar un primer plano como el que podemos ver arriba en un vídeo time-lapse. Esto está realizado así para hacer consciente al espectador de la cantidad de tiempo que ha transcurrido. Por ejemplo, imaginemos que la acción actual transcurre en la morgue del FBI por la mañana y, acto seguido, se nos muestra una vídeo de una casa a través del cual podemos ver en unos segundos el paso del tiempo desde la mañana a la noche. Así veremos como el sol baja, las sombras se alargan sobre la casa, se oscurece y se encienden las luces de la casa. A continuación veremos la acción dentro de la casa, que se ha convertido en el escenario de un asesinato y podremos ver a los operarios del FBI recoger pruebas. El time-lapse es una de las disciplinas fotográficas que se pueden conseguir hacer con cámaras de fotos. Seguro que alguna vez habréis visto un documental donde las hormigas, por ejemplo han devorado algún tipo de animal muerto a larga velocidad dejando los huesos límpios. Pues eso es un ejemplo totalmente válido de un time-lapse.

Escenarios que buscan ser paralelos

Una de las obsesiones de los directores de fotografía de esta serie parace ser la de hacer uso de escenarios con grandes paralelismos, incluso aunque en principio no sean totalmente paralelos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La finalidad de hacer esto es conseguir enmarcar dentro de ellos a los personajes y producir una sensación de encapsulamiento, es decir, los personajes solo se relacionan entre ellos y no van a salir de la acción que les marca el marco del encuadre. Con esto también se consigue una sensación de agobio hacia el espectador: sitios cerrados, cuadrados, personajes juntos, todo muy bien dispuesto a ambos lados.

 Podríamos decir que en este caso el escenario interior donde transcurre la acción se convierte en un lienzo a través del cual los personajes interactúan, pero limitados por el mismo. Obviamente eso no quiere decir que no puedan salir de él, ya que este recurso solo se usa en determinados momentos para hacer crecer la tensión o promover un debate entre ellos.

Por cierto, mi amigo Paco Gabaldón, que es un erudito cinéfilo, se ha dado cuenta al leer este artículo que la imagen del baño que aparece en este artículo es un homenaje a la escena del baño que aparece en “El Resplandor” de Stanley Kubrick.

Homenaje a “El Resplandor”.

Acciones que se desarrollan en varios planos distintos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cómo se puede observar en la galería que se encuentra sobre estas líneas, se aprovecha el uso de los planos enfocados para resaltar una acción.

Personajes enfrentados en escenarios que crean espacios paralelos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De nuevo se vuelve a hacer uso de la estructura de escenarios que parecen paralelos, sobre todo en habitaciones, donde suele haber dos personajes, como en la consulta del doctor Lecter. En un principio siempre veremos a un personaje hablando desde un lado hacia el otro (donde se encuentra el otro interlocutor) y se aprovecha un plano de los dos juntos donde se suele ver una escena rellena de paralelismos. Casi podríamos coger la escena, doblarla por la mitad verticalmente y plegarla para conseguir una imagen refleja casi perfecta. Como en anteriores ocasiones, se usa este método para obligar a centrarnos en el diálogo de los personajes y conseguir agobiar al espectador. Merece la pena reflejar el hecho de que casi parece que los escenarios son como de una casa de muñecas. Perfecta iluminación, cortinas perfectamente puestas a cada lado. Ventanas a través de las cuales se puede divisar un fondo que es exactamente el mismo, cuadros y marcos de puertas que están a ambos lados de la escena, moquetas o alfombras dispuestas perfectamente sobre el suelo. Mesas completamente centradas en la acción de la escena. Una vez mas volvemos a intuir la obsesión de los realizadores por ofrecer planos perfectos, casi antisépticos visualmente hablando y de manual.

Las escenas en Hannibal suelen tener el mismo esquema a lo largo de la serie.

Resumiendo

Por todas estas razones y muchas más, creo que cualquier persona que sienta un poco de pasión por la fotografía debería de ver esta serie. Podría deciros que es una serie increíble de como un criminal se oculta entre el FBI para dejar llevar sus más bajos instintos a través de una lista de víctimas entre las que se encuentran gente de todo tipo, con mucha investigación, doble juego, destinos inciertos, unos personajes muy fuertes y con caracteres muy distintos, manipuladores, amables y letales.

En lugar de daros más datos para que veáis la serie, os voy a dejar una muestra de algunas capturas que todavía tengo y que hablan por si solas. En su mayoría son toda una muestra del buen hacer de los encargados de la fotografía de la misma y creo que pueden resultar muy descriptivas por si solas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 Si todos estos datos os han dejado con ganas de más, podéis entrar en esta página que encontré hace poco cuando estaba buscando artículos sobre esta serie.